Sociedad General de Autores, Compositores y Editores Dominicanos, de Música, Inc.

 Contacto     FAQ's     Iniciar  Sesión

¿Qué es la propiedad intelectual?

 

La propiedad Intelectual (P.I.) se relaciona con la creación de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en comercios.

 

El derecho de autor forma parte de la propiedad intelectual. La legislación protege la P.I., por ejemplo, mediante las patentes, el derecho de autor y las marcas, que permiten obtener reconocimiento o ganancias por las invenciones o creaciones. Al equilibrar el interés de los innovadores y el interés público, el sistema de P.I. procura fomentar un entorno propicio para que prosperen la creatividad y la innovación.

 

¿Qué son los organismos de gestión colectiva?

 

Los organismos de gestión colectiva supervisan el uso de las obras en nombre de los creadores y se encargan de negociar licencias y recaudar regalías. Dichos organismos son particularmente frecuentes en el ámbito de las obras musicales y literarias en las que puede haber un gran número de usuarios de la misma obra y resultaría difícil, tanto a los usuarios como al titular de los derechos, obtener la autorización específica para cada utilización, y supervisar las distintas utilizaciones.

 

Gestión colectiva del derecho de autor:

 

Por gestión colectiva se entiende el ejercicio del derecho de autor y los derechos conexos por intermedio de organismos que actúan por cuenta de los titulares de derechos para servir los intereses de estos últimos.

 

Por ejemplo, un dramaturgo puede autorizar que su obra se ponga en escena bajo determinadas condiciones previamente establecidas, o un músico puede autorizar la grabación de su obra en un disco compacto. Pero al dramaturgo o al músico les resultará imposible ponerse en contacto con cada uno de los teatros o emisoras de radio que deseen utilizar la obra para negociar contratos de licencia mediante los que se autorice dicha utilización. Y aquí es donde intervienen los derechos colectivos, y en particular los organismos de gestión colectiva.

 

¿Qué  es la CISAC?

 

Es La Confederación Internacional de Sociedades de Autores y (CISAC),  una organización internacional no gubernamental sin ánimo de lucro destinada a proteger y promover los intereses de los creadores a nivel mundial. Ésta aboga por una protección jurídica sólida del copyright y los derechos de autor. La CISAC es la mayor red internacional de sociedades de autores, también conocidas como Organizaciones de Gestión Colectiva (OGC), sociedades de gestión de derechos de autor/copyright, entidades de gestión colectiva o sociedades de derechos de ejecución (Performing Rights Organisations, PRO).

 

La CISAC trabaja para proteger los derechos y promover los intereses de los creadores en todas las regiones del mundo y todos los repertorios artísticos: música, audiovisual, drama, literatura y artes visuales. Ésta permite a las organizaciones de gestión colectiva (OGC) representar con transparencia a los creadores en todo el mundo y garantizar que los derechos se revierten a los autores por el uso de sus obras en cualquier parte del mundo. Para ello, la CISAC ofrece apoyo profesional, jurídico y técnico con el fin de proteger los derechos de los creadores y apoyar el desarrollo de la red internacional de sociedades de gestión colectiva.

 

Desde junio de 2015 la CISAC cuenta con 230 sociedades de autor en 120 países que representan indirectamente a cuatro millones de creadores.  Existen tres categorías de miembros, en función de la situación y de las actividades de cada sociedad: Miembros, Miembros Provisionales y Miembros Asociados. Las sociedades de autores son, en su mayoría, organizaciones sin ánimo de lucro fundadas por creadores para facilitar la gestión de sus derechos. Puesto que es muy difícil para un creador controlar por sí solo todas las utilizaciones realizadas de sus obras, muchos deciden confiar sus derechos a una sociedad de autores.  Las actividades principales que realiza una sociedad son la concesión de licencias, la recaudación de derechos y el reparto de los mismos  a los titulares de los derechos por la utilización de sus obras.

 

¿Qué es la OMPI?

 

La OMPI es el foro mundial en lo que atañe a servicios, políticas, cooperación e información en materia de propiedad intelectual (P.I.). Es un organismo de las Naciones Unidas, autofinanciado, que cuenta con 188 Estados miembros.

La misión de la OMPI es llevar la iniciativa en el desarrollo de un sistema internacional de Propiedad Intelectual,  equilibrado y eficaz, que permita la innovación y la creatividad en beneficio de todos. El mandato y los órganos rectores de la OMPI, así como los procedimientos que rigen su funcionamiento, están recogidos en el Convenio de la OMPI, por el que se estableció la Organización en 1967.

¿Qué es SGACEDOM?

 

Sgacedom es una sociedad de gestión colectiva, de interés público y sin fines de lucro, de la República Dominicana, constituida mediante decreto del  Poder Ejecutivo,  basado en la ley 65-00, sobre derecho de autor, y creada con el objetivo de proteger los derechos de autor relacionado con lo que se define COMUNICACIÓN PUBLICA o difusión, usos de obras musicales en establecimientos comerciales.

 

SGACEDOM representa, mediante contratos recíprocos  otorgados por sociedades miembros de Cisac, así como por la  afiliación directa de socios nacionales, millones y millones de obras musicales del mundo. La misión principal de Sgacedom es la recaudación económica que proviene de la explotación comercial de obras musicales en sus distintas manifestaciones. Sgacedom distribuye,  seis  veces al año,  a los autores nacionales y extranjeros,  las remuneraciones que correspondan a los usos del repertorio que administra, según su vigencia y difusión en el mercado,  y cumple con el deber de la asistencia social y cultural de sus asociados. Una parte importante de los ingresos por recaudación son utilizados para gastos administrativos, operativos de recaudación, para el desarrollo y expansión de la gestión colectiva.

 

¿Qué hacemos en SGACEDOM?

 

 Principal tarea: RECAUDAR.  Debidamente constituida la entidad, como lo fue,  se  elige un personal adecuado, entrenado en la materia que, dirigido por un Director General Administrativo, bajo el ordenamiento eficaz del Consejo Directivo que haya resultado electo en las elecciones generales, procederá con las acciones operativas que conducirán al propósito buscado.  Este personal de gestión, basado en los parámetros     de la tarifa  homologada,   plataforma legal  donde se  han establecido las formas de aplicación, los montos y categorías de los tipos de usuarios,  llevará  sobre sus hombros la responsabilidad de gestionar y administrar los derechos de autor representados,  las remuneraciones que produzcan las obras por su explotación o usos, en el territorio de la República Dominicana, de manera eficaz, ágil y transparente, en calidad de comunicación pública, en el ámbito del derecho de autor.

 

¿Quién paga el derecho de autor?    ¿De dónde provienen  los ingresos por  derecho de autor?

 

La remuneración que  recauda Sgacedom por cada tipo de uso   a través de la comunicación pública, en el territorio nacional, proviene de los establecimientos comerciales que usan las obras para distintos fines. Los propietarios o administradores de estos lugares, habiendo firmado la licencia que los autoriza, son los que tienen la obligación de pagar a Sgacedom la tarifa o monto que corresponde, cada mes, si es un uso ambiental,  y al término de cada evento musical, cuando se trata de artistas con presentaciones en vivo o directo. Pagos a los autores. Luego de hacer las distribuciones administrativas de lugar, cada día,    en cada trimestre SGACEDOM  reparte, equitativamente  a los autores afiliados,  las remuneraciones que les corresponden por los  usos  de sus obras, por derecho de autor.

 

¿Cuántos repartos realiza Sgacedom en el año, cada año?

 

Cumpliendo con las reglas profesionales y con el principal objetivo de la gestión colectiva, que es recaudar y pagar a los autores nacionales y extranjeros, Sgacedom efectúa, al año, cuatro repartos generales  y dos repartos de eventos musicales con artista  en escena. En total hace seis distribuciones al año  a  favor de los creadores musicales del mundo.

 

¿Sgacedom paga impuestos al fisco por los pagos que hace a los autores?

 

De cada dólar que Sgacedom paga y transfiere a los autores y editores extranjeros, a través de sus respectivas sociedades, en el mundo, el Estado dominicano recibe un 28%. Así: de cada peso que se paga a los autores nacionales y a editores musicales directo, en el territorio, el Estado dominicano recibe, además,  un 10%. Esto significa que por concepto de pagos a los autores, el fisco dominicano recibe de Sgacedom un 38% del total de cada reparto.

 

¿En qué Provincias gestiona Sgacedom?

 

Con el propósito de alcanzar, de llegar a todo usuario que utiliza música en el país,  y para que este obtenga su licencia, y pague,   SGACEDOM  ha establecido sucursales, oficinas regionales en las principales provincias, es el caso de: La Romana, Higuey,  Santiago, Moca, La Vega, Puerto Plata, Bonao, Las Terrenas, Semana, y trabaja para seguir expandiendo su gestión, en aras de un desarrollo que permita captar todos los usos de obras musicales en el territorio.

 

¿Qué es comunicación pública?

 

Es la difusión, por cualquier procedimiento que sea, conocido o por conocerse, de los signos, las palabras, los sonidos o las imágenes, de tal manera  que puedan ser percibidos por una o más personas, independientemente que la persona o las personas puedan  recibirlos en el mismo lugar y al mismo tiempo, o en diferentes sitios y/o en diferentes momentos. Es la difusión o  puesta en conocimiento del  público en lugares comerciales donde se vende o presta algún servicio a cambio de una paga económica.

 

¿Todo persona o negocio, institución o empresa tiene que pagar?

 

De la ley 65-00:

 

Para los efectos de la  ley, se considerarán incluidas entre las modalidades de ejecución o comunicación pública, las que se realicen en teatros, cines, salas de concierto o baile, bares, clubes de cualquier naturaleza, estadios, parques, circos, restaurantes, hoteles, todo establecimiento comercial, bancarios e industriales y, en fin, dondequiera que se interpreten o ejecuten obras musicales o se transmitan por telecomunicación,  sea con la participación directa de los artistas intérpretes o ejecutantes, o bien a través de procesos, aparatos o sistemas mecánicos, electrónicos, sonoros o audiovisuales.

 

Cuatro excepciones que establece la ley 65-00:

 

Se considerarán como únicas excepciones al derecho de comunicación pública, para los fines de esta ley:  1) Las que se realicen con fines estrictamente educativos, sin reproducción, dentro del recinto o instalaciones de los institutos de educación, siempre que no se cobre suma alguna por el derecho de entrada; 2) Las de obras, interpretaciones, producciones o emisiones, sin reproducción, en los establecimientos de comercio, con únicos fines demostrativos para la clientela de equipos receptores, reproductores o de ejecución musical o para la venta de los soportes materiales lícitos que las contienen; 3) Las que  se realicen sin reproducción para  no videntes y otras  personas incapacitadas físicamente, si la ejecución no tiene fines de lucro; y  4) Las comunicaciones privadas que se efectúen, sin reproducción, en el ámbito doméstico y sin ánimo de lucro.

 

¿Qué es una obra?

 

En el contexto del derecho de autor, la palabra “obra” se emplea para referirse a una amplia gama de creaciones intelectuales, desde las novelas hasta las obras arquitectónicas, pasando por los programas informáticos, etcétera.  Es: Toda creación intelectual personal y original, de carácter artístico, científico o literario, susceptible de ser divulgada o reproducida en cualquier forma, conocida o por conocerse.

 

¿Qué es una obra individual?

 

La que es producida por una sola persona natural.

 

¿Qué es una obra audiovisual?

 

Toda creación expresada mediante una serie de imágenes asociadas, que den la sensación de movimiento, con o sin sonorización incorporada, destinada esencialmente a ser mostrada a través de dispositivos apropiados o de cualquier otro medio de proyección o comunicación de la imagen y del sonido, con independencia de la naturaleza o características del soporte material que la contenga. Las obras audiovisuales incluyen a las cinematográficas y a todas las que se expresen por medios análogos a la cinematografía.

 

¿Qué es una Obra inédita?

 

Aquella que no ha sido dada a conocer al público con el consentimiento del autor o sus causahabientes.

 

¿Qué es una obra en colaboración?

 

La que es producida, conjuntamente, por dos o más personas naturales.

 

¿Qué es una obra colectiva?

 

La creada por varios autores, por iniciativa y bajo la coordinación de una persona natural o jurídica, que la coordina, divulga y  publica bajo su nombre y en la que, o no es posible identificar a los autores, o sus diferentes contribuciones se funden de tal modo en el conjunto, que no es posible atribuir a cada uno de ellos un derecho indiviso sobre el conjunto realizado.

 

¿Qué es una obra derivada o compuesta?

 

Aquella que resulta de la adaptación, traducción, arreglo u otra transformación de una obra originaria, siempre que constituya una creación independiente.

 

¿Qué es una obra originaria?

 

La obra que fue concebida  inicialmente como primera en su forma, estilo y melodía, que fue elaborada creativamente por  el intelecto de su autor. La obra primitivamente creada.

 

 

¿Qué es una obra seudónima?

 

Aquella en la que el autor utiliza un seudónimo que no lo identifica.

 

¿Qué es una reproducción?

 

Fijación, por cualquier procedimiento, de la obra o producción intelectual en un soporte o medio físico que permita su comunicación, incluyendo su almacenamiento electrónico, así como la realización de una o más copias de una obra o fonograma, directa o indirectamente, temporal o permanentemente, en todo o en parte, por cualquier medio y en cualquier forma conocida o por conocerse.

 

¿Qué se puede hacer si una obra publicada ha sido reproducida sin autorización de su autor?

 

 Si considera usted que han infringido sus derechos, debe tratar de identificar al responsable de ese acto. Si no se puede o no conviene resolver el problema por medios informales, puede solicitarse reparación legal a un tribunal u otra autoridad. Por lo general es posible interponer una demanda ante un tribunal civil para obtener compensación financiera y también para impedir que se siga produciendo la infracción. No obstante, antes de tomar esa iniciativa, se recomienda, e incluso es obligatorio en algunos Estados, enviar primero una notificación oficial al presunto infractor, pidiéndole que ponga fin a sus actos y/o pague una compensación.

 

También puede suceder que la reproducción no autorizada constituya un delito de piratería del derecho de autor; en ese caso, puede interponerse una demanda ante la policía, la fiscalía u otra autoridad competente, en función de la legislación local aplicable.

 

En algunos casos, los mecanismos de solución extrajudicial de controversias (como la mediación, el arbitraje, la decisión de expertos, la evaluación imparcial, etc.) pueden ser una opción válida en comparación con los procedimientos judiciales, por cuanto pueden zanjarse con un arreglo del litigio por medios más sencillos, rápidos y económicos.

 

Si la reproducción no autorizada de la obra se ha puesto a disposición por Internet, puede notificarse el hecho al correspondiente proveedor de servicios por Internet, y pedir a este último que impida el acceso a la copia ilegal. Ese procedimiento es conocido como procedimiento de “notificación y retirada”.

Si es usted miembro de un organismo de gestión colectiva, con frecuencia basta con pedir a dicho organismo que tome las medidas adecuadas. De lo contrario, tendrá que arreglárselas para intervenir y proteger sus derechos. En esos casos, se suele aconsejar el recurso a un abogado para que actúe en nombre del afectado.

 

¿Qué es un videograma?

 

Toda fijación o reproducción de sonidos sincronizados con imágenes o de imágenes con sonidos, a través de soportes materiales, como cintas de video, videodiscos o cualquier otro medio físico.

 

¿Qué es el derecho de autor?

 

En la terminología jurídica, la expresión “derecho de autor” se utiliza para describir los derechos de los creadores sobre sus obras literarias y artísticas. Las obras que se prestan a la protección por derecho de autor van desde los libros, la música, la pintura, la escultura y las películas hasta los programas informáticos, las bases de datos, los anuncios publicitarios, los mapas y los dibujos técnicos.

 

¿Qué puede protegerse por derecho de autor?

 

La legislación no suele contener una lista exhaustiva de las obras que ampara el derecho de autor. No obstante, en términos generales, entre las obras habitualmente protegidas por el derecho de autor en todo el mundo están las siguientes:

• las obras literarias como las novelas, los poemas, las representaciones escénicas, las obras de referencia, los artículos periodísticos;

• los programas informáticos y las bases de datos;

• las películas, las composiciones musicales y las coreografías;

• las obras artísticas como los cuadros, los dibujos, las fotografías y las esculturas;

• la arquitectura; y

• los anuncios, los mapas y los dibujos técnicos.

 

La protección del derecho de autor abarca solo las expresiones, pero no las ideas, procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos en sí. El derecho de autor puede amparar o no elementos como los títulos, los lemas o logotipos, dependiendo de que la paternidad de la obra sea suficiente.

 

¿Cuánto dura la protección por derecho de autor?

 

Los derechos patrimoniales tienen una duración determinada que varía de una legislación nacional a otra.    En algunas legislaciones nacionales se prevén plazos de protección más largos.

 

República Dominicana: Los derechos de autor corresponden al autor durante su vida y a su cónyuge, herederos y causahabientes por setenta años contados a partir de la muerte de aquél. En caso de colaboración debidamente establecida, el término de setenta años  comienza a correr a partir de la muerte del último coautor. Si no hubiese cónyuge, herederos ni causahabientes del autor, la obra pasará al dominio público desde el fallecimiento de éste. En los casos en que los derechos de autor fueren transmitidos por acto entre vivos, estos derechos corresponderán a los adquirientes durante la vida del autor y setenta  años desde el fallecimiento de éste, y para los herederos, el resto del tiempo hasta completar los setenta años, sin perjuicio de lo que al respecto hubieren estipulado el autor de la obra y dichos adquirientes.

 

¿Qué significa que una obra esté “en el dominio público”?

 

Al decir que una obra está en el dominio público (o que es un “bien común”) quiere decir que la obra ya no tiene titular sobre los derechos de la misma (de los derechos patrimoniales). Por lo general, ello se debe al hecho de que ha expirado el plazo de protección de los derechos. Por ejemplo, los derechos patrimoniales sobre el famoso poema “La Odisea”, de Homero, han prescrito y la obra puede ser utilizada o explotada sin necesidad de obtener autorización o remunerar al titular de los derechos. En algunos países, los autores a veces introducen voluntariamente sus obras en el dominio público. A ese procedimiento se lo conoce como “renuncia voluntaria”.

 

¿Se pueden utilizar gratuitamente las obras publicadas en Internet?

 

Una idea errónea muy generalizada es que las obras publicadas en Internet, incluidas las plataformas de redes sociales, son de dominio público y, por consiguiente, pueden ser utilizadas libremente por cualquiera sin autorización del titular del derecho. Toda obra protegida por derecho de autor o derechos conexos, ya sea una composición musical, un producto multimedios, un artículo periodístico o una producción audiovisual, cuyo plazo de protección siga vigente, está protegida, independientemente de que haya sido publicada en papel o en Internet. En todos los casos se debe, por lo general, obtener la autorización del titular del derecho antes de su utilización.

 

A veces, los sitios web contienen una licencia general que estipula que los usuarios quedan exentos de tener que pedir autorización directa para determinados usos, por ejemplo, usos no comerciales. En la práctica, en lo que respecta a un texto a disposición del público en un blog o en un sitio web, por ejemplo, dicho texto no puede utilizarse salvo que:

 

• dicho uso esté contemplado en la licencia general concedida en dicho sitio web;

• dicho uso sea objeto de una limitación o excepción al derecho de autor; o

• se haya obtenido autorización.

 

Análogamente, una pyme precisa autorización si publica o pone a disposición en su sitio web obras, grabaciones sonoras, emisiones o interpretaciones o ejecuciones protegidas por derecho de autor.

 

¿Hace falta obtener autorización para utilizar una obra protegida por derecho de autor?

 

Por lo general, para utilizar una obra protegida se precisa autorización (se trate de una licencia o de una cesión de derechos). Para determinados usos, puede que la autorización se reciba de un organismo de gestión colectiva en lugar de obtenerla directamente del titular del derecho, por ejemplo, para una autorización a fin de utilizar una canción en un concierto público.

 

No se precisa obtener autorización ninguna respecto de una obra protegida si se da una de estas dos circunstancias:

Puede haber limitaciones y excepciones en el plano nacional, que permitan hacer uso de la obra.

 

¿Cómo identificar y ponerse en contacto con el titular del derecho de autor sobre una obra?

 

Como la mayoría de los países no imponen formalidades para la concesión de protección por derecho de autor, a veces es difícil ubicar al titular de los derechos sobre una obra. Para localizar al titular de los derechos de una obra específica en un territorio, lo mejor es ponerse en contacto con el autor o el editor, o con el organismo de gestión colectiva, el registro local de obras o la oficina nacional de derecho de autor. Esos organismos cuentan a veces con bases de datos muy valiosos sobre la titularidad de obras protegidas por derecho de autor.

 

Los organismos de gestión colectiva también pueden ayudar a obtener autorización del titular del derecho de autor sobre una obra. Para dar con el organismo de gestión colectiva pertinente, cabe consultar la base de datos en línea del Collecting Societies Handbook (proyecto conjunto de la OMPI y Baker & McKenzie).

 

¿Qué son los derechos conexos o afines?

 

Los derechos conexos o afines son un conjunto independiente de derechos relacionados con el derecho de autor que se otorgan a determinas personas o entidades que contribuyen a poner las obras a disposición del público. Los beneficiarios de los derechos conexos en las legislaciones nacionales suelen ser los artistas intérpretes y ejecutantes, los productores de fonogramas y los organismos de radiodifusión.

Esas mismas condiciones se aplican a determinadas personas y entidades que hayan producido objetos que, aunque no se consideren obras en virtud de los sistemas de derechos de autor en algunos países, contengan suficiente creatividad y capacidad técnica y organizativa para merecer la concesión de un derecho similar al derecho de autor.

Ahora bien, en algunas legislaciones se deja claro que el ejercicio de los derechos conexos no debe afectar en modo alguno a la protección del derecho de autor.

 

La ley 65-00, de la Republica Dominicana, deja claro que el ejercicio de los derechos conexos no debe afectar en modo alguno a la protección del derecho de autor.

 

¿Se registra el derecho de autor?

 

En la mayoría de los países, y conforme a lo que se dispone en el Convenio de Berna, la protección del derecho de autor se obtiene automáticamente sin necesidad de efectuar ningún registro ni otros trámites.

 

No obstante, en la mayoría de los países existe un sistema de registro y depósito facultativo de obras; estos sistemas facilitan, por ejemplo, las aclaraciones de las controversias relacionadas con la titularidad o la creación, las transacciones financieras, las ventas, las cesiones y transferencias de derechos.

 

Delitos más comunes en contra del derecho de autor.

 

A continuación referimos y citamos sobre los aspectos morales y patrimoniales que corresponden al autor, los cuales no pueden ser transgredidos, violados, porque el  hacerlo se constituye en un delito, en delitos contra el derecho  de autor.

 

Uno  de los delitos principales que afectan al derecho e autor, es la piratería, las copias no autorizadas, así como aquellos que atentan contra los derechos morales, la paternidad, la integridad del autor, así como lo que se refiere al plagio.

 

Veamos el siguiente texto:  ``La Ley sobre el Derecho de Autor  establece que el derecho moral del autor es perpetuo, inalienable, inembargable, irrenunciable e imprescriptible. De manera que, el derecho moral, entre otras cosas, está concebido para proteger el autor contra sí mismo. Si no fuese así, la propia debilidad del autor lo llevaría a ceder o a renunciar a sus derechos morales sobre la obra. El autor tiene toda la potestad de autorizar la explotación de su obra. De hecho, resulta fundamental que lo haga pues de ello depende su subsistencia y la posibilidad de que pueda crear otras obras. La finalidad de la obra es ser difundida y, por qué no, ser objeto de explotación por cualquier medio conocido o por conocerse. Es ésta la realización del sueño del autor. De manera que cuando el autor cede sus derechos de explotación, quien los recibe no comete ningún acto antijurídico. En tal virtud, no puede hablarse de que la ausencia de consentimiento del autor es un elemento de la infracción, o dicho de otra manera, que el consentimiento del autor opera como hecho justificativo de la infracción``.

 

El derecho de autor es el reconocimiento que hace el Estado a favor de todo creador de una obra, sean estas literarias, artísticas, científicas, de arte, etc., en virtud del cual otorga su protección para que el autor goce de prerrogativas y privilegios exclusivos de carácter moral y patrimonial.    El autor, por el sólo hecho de la creación, goza de una tutela que se le reconoce sobre su obra desde dos perspectivas: por un lado, la protección de su esfera personal en relación con su producción intelectual y, por otro, la facultad de autorizar o prohibir la explotación de su creación.

 

 El derecho de autor despliega un haz de facultades de carácter moral y patrimonial, el primero, de índole personal y, el segundo, de índole económico. Por lo que en doctrina, se considera que este derecho está compuesto de dos aspectos: a)   los derechos morales y b) los derechos patrimoniales.  Los derechos morales conllevan un conjunto de facultades que protegen la personalidad del autor en relación con su obra, y se caracteriza por ser absoluto, perpetuo, inalienable, inembargable, inexpropiable, irrenunciable e imprescriptible. Los derechos morales que comprenden el derecho de autor,   son los siguientes:

 

 a) El derecho de divulgación, que es la facultad del autor de decidir si su obra será divulgada, esto es, accesible al conocimiento de la colectividad y de qué manera, o también de decidir que no se dé a conocer al público, inclusive después de su muerte.

 

b) El derecho de paternidad, por el cual el autor tiene el derecho de ser reconocido como tal, determinando que la obra lleve las indicaciones correspondientes y de resolver si la divulgación se hace con su nombre, bajo seudónimo o signo, o en forma anónima.

 

 c) El derecho de Integridad, comprende la facultad de oponerse a cualquier atentado a la integridad que signifique su deformación, modificación, mutilación o alteración de la misma.

 

d) El derecho de modificación o variación, por este derecho el autor puede, antes o después de la divulgación, modificar su obra, respetando los derechos adquiridos por terceros, a quienes deberá indemnizar previamente por los daños y perjuicios que les pudiere ocasionar.

 

e) El derecho de retiro de la obra del comercio, conocido también como el derecho de arrepentimiento o de retracto, consiste en la facultad que tiene el autor de suspender cualquier forma de utilización de su obra, indemnizando previamente por los daños y perjuicios que pudiere ocasionar.

 

f) El derecho de acceso, aquí la facultad del autor consiste en acceder al ejemplar único y raro de la obra cuando se halle en poder de otro a fin de ejercitar sus demás derechos morales o patrimoniales.

 

Respecto a los derechos patrimoniales, estos comprenden:

 

 a) La reproducción de la obra; aquí el autor tiene el derecho exclusivo de realizar, autorizar o prohibir la reproducción de su obra por cualquier forma o procedimiento.

 

b) La comunicación pública, todo acto por el cual una o varias personas, reunidas o no en el mismo lugar, puedan tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas, por cualquier medio o procedimiento, análogo o digital.

 

c) La distribución al público, que comprende la puesta a disposición del público, por cualquier medio o procedimiento, del  original o copias de la obra, mediante su venta, alquiler, préstamo o de cualquier otra forma conocida o por conocerse de transferencia de la propiedad o posesión.

 

d) La traducción, adaptación y otras formas de transformación, por el cual el autor puede autorizar o prohibir la traducción, adaptación, arreglo u otra forma de transformación de la obra.

 

e) La importación de copias hechas sin autorización, aquí el autor puede autorizar o prohibir la importación de los ejemplares de su obra, con independencia de que tales ejemplares estuvieren autorizados en el país de exportación.

 

f) Cualquier otra forma de utilización no prevista como excepción.

 

 

UNOS DE LOS PRINCIPALES DELITOS CONTRA EL DERECHO DE AUTOR.

 

´´Plagiar, es en principio, copiar o apropiarse en lo sustancial de obras ajenas pretendiéndolas hacer pasar como propias. Se niega la relación del autor con su obra, sustrayéndole a éste el reconocimiento que le corresponde y las expectativas patrimoniales. La gravedad del plagio puede medirse a través de dos tipos de perjuicios ocasionados, por un lado, se lesiona al autor en cuanto a su derecho moral de paternidad sobre la obra; por otro lado, al ocultar el nombre del autor, también se afectan sus intereses patrimoniales, se impide que reciba un reconocimiento legítimo por su creación. El plagio puede consistir en la reproducción idéntica de todo o parte de la obra, con el primero se suprime y aniquila al creador de la obra, poniendo a otro en su lugar; y, con el segundo, se intenta imitar un extracto sustancial sin hacer referencia al autor de la misma. (Gonzalo del Río Labarthe/ Juan Astocondor Valverde)

 

Lo que nuestros Usuarios deben saber

 

¿Qué es una licencia?

 

La licencia es el permiso jurídico, tipo contrato,  de acuerdo a la ley 65-00, que  otorga SGACEDOM al usuario de música  para que cumpla con la ley, y pague la remuneración que corresponde.

 

¿Qué debo hacer para obtener una licencia?

 

En el caso de República Dominicana: todo usuario que utiliza obras musicales debe comunicarse con Sgacedom, a su sede principal,  o a  las oficinas regionales, en cada provincia, o llamar al Dpto. de licenciamiento para que obtenga la licencia que corresponde  y acuerde  la remuneración  mensual que se aplicará por el tipo de negocio que administra. Es conveniente para el usuario  que tome la iniciativa de cumplir con la ley antes de que la ley le toque.

 

¿Qué significa “conceder una licencia” sobre una obra y cómo se concede una licencia?

 

El titular de los derechos sobre una obra puede dar autorización a terceros para que utilicen o exploten dicha obra. Esas autorizaciones suelen denominarse “licencias” y pueden exigir o no una retribución del titular de los derechos. Lógicamente, a la hora de negociar un contrato de licencia se recomienda solicitar asesoramiento jurídico.

 

Si desea conceder licencias sobre sus obras a usuarios tales como organismos de radiodifusión, editores, o incluso establecimientos recreativos, desde bares a clubes nocturnos, una buena solución podría consistir en hacerse socio de un organismo de gestión colectiva. Los organismos de gestión colectiva supervisan el uso de las obras en nombre de los creadores y se encargan de negociar licencias y recaudar regalías. Dichos organismos son particularmente frecuentes en el ámbito de las obras musicales y literarias en las que puede haber un gran número de usuarios de la misma obra y resultaría difícil, tanto a los usuarios como al titular de los derechos, obtener la autorización específica para cada utilización, y supervisar las distintas utilizaciones.

 

¿Cuáles son los tipos de licencias?

 

Para todos los casos Sgacedom emite una licencia, tipo contrato, que posee  un sinnúmero de cláusulas y observaciones, derechos que se autorizan, reservas de derechos,   monto a pagar, fechas, etc., entre otros, basado en la ley 65-00.

 

Los tipos de licencias que otorga Sgacedom:

 

1: Licencia por usos de obras para ambientación en establecimientos comerciales. Esta licencia establece un monto fijo, mensual,

 

2: Licencia por usos de obras musicales en eventos en vivo: fiestas, espectáculos musicales, tarimas, etc. Esta licencia establece un pago porcentual de los ingresos del evento o boletería.

 

3: Licencia para usos musicales en radioemisoras: esta licencia establece un pago porcentual sobre los ingresos de este tipo de empresa. Por igual para empresa de cable y televisión.

 

4: Licencia para uso de obras musicales en  hoteles. Esta licencia establece un monto mensual por ocupación de habitaciones, monto que se incrementa cada año  en  la misma proporción en que haya variado el promedio del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la República Dominicana. También, incluye la remuneración que corresponde por alquileres de salones para eventos en los hoteles que utilicen música indirecta.

 

¿Quién es usuario?

 

El usuario es el dueño de un establecimiento comercial cualquiera, que utiliza música, sea ambiental o con artistas en  escena.

 

¿Qué necesito para ser usuario?

 

Si tienes un establecimiento comercial y utilizas obras musicales por cualquier vía, análoga,  electrónica o digital, eres  un usuario.

 

 

Socios:

 

¿Quién puede ser socio de SGACEDOM?

 

Puede ser socio o afiliado, administrado, todo autor, nacional o extranjero que teniendo obras grabadas, en explotación comercial, no pertenezca a otra entidad similar a Sgacedom, en materia de derecho de autor.

 

En el caso de que un autor pertenezca a una entidad de gestión colectiva, similar a Sgacedom, extranjera, si este autor se libera para el territorio de la Republica Dominicana, podrá afiliarse entonces a Sgacedom.

 

¿Qué es un editor?

 

La persona, natural o jurídica, responsable contractualmente de la edición de una obra, quien, de acuerdo con el convenio suscrito entre las partes, se compromete a publicarla y difundirla por su propia cuenta.

 

¿Qué es un autor?

 

La persona física que realiza la creación.   Se tendrá como autor de una obra, salvo prueba en contrario, a la persona cuyo nombre, seudónimo, iniciales o cualesquier otras marcas o signos convencionales que sean notoriamente conocidos como equivalentes al mismo nombre, aparezcan en dicha obra o en sus reproducciones, o se enuncien en la comunicación o cualquiera otra forma de difusión pública de la misma.

 

¿Qué es un artista, intérprete o ejecutante?

 

La persona que representa, canta, lee, recita, interpreta o ejecuta en cualquier forma una obra literaria o artística o una expresión del folklore.

 

¿Qué es titularidad?

 

´´Entre la autoría y la titularidad.  La autoría no siempre coincide con la titularidad de la obra. La obra puede ser creada por un sujeto pero la titularidad del resultado recaerá sobre el autor o bien sobre una persona natural o jurídica distinta, situación que es clara y automática en las obras creadas por asalariados o en los programas de ordenador´´.

 

´´La titularidad se refiere no a la autoría sino a la propiedad de la obra. La titularidad suele recaer, cuando no en el autor (el caso más claro es el del autor de una obra individual), en la persona que ha encargado la obra o en la persona que haya adquirido el derecho patrimonial de la obra. Sin embargo, nunca la autoría puede recaer en quien no realice una labor creativa. Efectivamente, no es autor el que realice una mera labor técnica no creativa y cuyo aporte puede ser sustituido por otra persona que hará una contribución idéntica, evidenciando que el aporte no es personalísimo y por ende no es original y no conlleva una impronta de la personalidad. En el mismo sentido, tampoco puede poseer autoría una persona jurídica, incapaz de concebir un acto espiritual de creación. Sin embargo, si posee una titularidad originaria, podría incluso ser acreedor de los derechos morales sobre la obra´´.  (Alejandra Castro Bonilla)

 

Titularidad originaria:

 

Titulares originarios.  ´´Los titulares originarios de una obra son personas físicas a quienes se les atribuye una serie de prerrogativas autorales. Solo se consideran titulares originarios a las personas jurídicas en virtud de una ficción jurídica expresada en el artículo 5.2 del TRLPI que dice: "2. No obstante, de la protección que esta Ley concede al autor se podrán beneficiar personas jurídicas en los casos expresamente previstos en ella." El dueño o titular del derecho de autor, en este caso, no necesariamente es el autor creador de la obra, situación que en legislaciones como la anglosajona, queda así expresado de forma automática, donde el dueño del derecho es el productor en virtud de un interés economista del legislador que fundamenta la doctrina del Copyright: "El "copyright owner" no se corresponde con el autor ("author"). El productor que puede ser el titular de los derechos de explotación "ab initio" según la ley americana, no tiene sin embargo la cualidad de autor. Por consiguiente, se puede ser un titular originario de los derechos patrimoniales sin ser autor de la obra en el sentido de creador de la misma, siempre que, consecuentemente, aseguremos la cadena de título de los derechos patrimoniales en la misma parte." La titularidad originaria procede de la creación misma de la obra, y no de su ulterior adquisición. Por tanto la adquisición de la titularidad originaria se da en dos sentidos: a.) Por ser el creador de una obra intelectual (por autoría). b.) Adquisición ex lege: Cuando la titularidad no se adquiere directamente por ostentar una autoría sino que media una expresión legal para ello derivada de un título de adquisición autónomo (obra colectiva, editores sobre obras de dominio público), cesión presumida (autor asalariado, obras audiovisuales´´.  (Alejandra Castro Bonilla)

 

¿Qué es titularidad derivada?

 

´´La titularidad derivada es la que permite a una persona física o jurídica obtener la propiedad patrimonial y la defensa del derecho moral del autor originario, sobre una obra determinada. Esa titularidad por acto traslativo de dominio, se obtiene en virtud de una cesión inter vivos (por acuerdo de partes o por cessio legis), por presunción legal o por transmisión mortis causa. "A la luz de las razones expuestas, por tanto, se podría afirmar que, en los casos de las obras colectivas, pueden ser las personas naturales y jurídicas que las proponen, coordinan y editan y divulgan bajo su nombre, los titulares originarios el derecho de autor sobre las mismas. Ahora bien, la previsión expresa por parte del legislador de la posibilidad de un pacto en contrario acerca de la titularidad de los derechos de autor sobre la obra colectiva, puede inclinar la balanza en ese sentido contrario, es decir, hacia la afirmación de que la posible adquisición de derechos de autor por la persona jurídica del editor-divulgador tiene lugar a título derivativo." Las prerrogativas de una titularidad originaria las puede poseer un tercero en calidad de titularidad derivada, que no tuviese injerencia en la creación de la obra, pero que ejerce la representación ope legis del autor, por tratarse de una obra anónima o seudónima, con el fin de que pueda ejercer los derechos de defensa de la obra en nombre del autor pero no a título propio. En conclusión, podemos afirmar que existirá titularidad originaria cuando sea el autor el titular de la explotación del derecho patrimonial (por autoría) y la defensa del derecho moral, o bien cuando por ficción legal la legislación otorgue tal prerrogativa directamente a quien produce la obra (adquisición ex lege). Por su parte, la titularidad derivada es la que se ostenta sobre obras cuya titularidad se tiene en virtud de una cesión o enajenación, por mandato o por cualquier otro tipo de transmisión´´.  (Alejandra Castro Bonilla)

 

Requisitos para ser socio:

 

• ¿Qué necesito para ser socio con obras musicales?

 

Presentar las evidencias de que eres autor de una o de obras que están en explotación comercial en algún territorio del mundo, en el nacional; la carátula del disco o la publicación de la obra, titulo, porcentaje de derecho, nombre del artista  o agrupación que la interpreta, una copia de certificado e registro en la Onda, copia o declaración del editor que la administra, copia de cédula, llenar formulario de solicitud.

 

• ¿Qué necesito para ser socio editor?

 

Presentar el catálogo de obras que representa o administra, y los contratos relacionados con la cesión de derechos de parte de los autores o titulares.

 

• ¿Dónde debo registrar mis obras?

 

• En la Oficina Nacional de Derecho de Autor (ONDA), ubicada en la calle Modesto Díaz No. 2, (archivo de la Nación), zona Universitaria, tel.: 809-508-7373, ext. 228.

 

 

 

 

 

 

 

CONTACTENOS:

Ave, Bolívar No. 14, Gazcue,

Santo Domingo Distrito Nacional

Teléfono, Central: 809-689-6132

fax 809-689-6139

derechodeautor@sgacedom.com

NOS HAN VISITADO

Copyright 2015 | SGACEDOM, Inc. | Todos los derechos reservados.

Síguenos en: